Global Energy Monitor

Visión general

El Modelo de Índice de Gas estima el ciclo vital de las emisiones del gas de efecto invernadero (GEI) debido al gas natural consumido en los Estados Unidos continentales. El enfoque principal es una contabilidad más precisa de fugas de metano del sistemas de gas, y datos granulares sobre el ciclo de vida de las fugas de metano para el gas consumido en varias ciudades de los Estados Unidos.

Primero, GIM estima las emisiones de metano de áreas de producción individual, basado en mediciones extensivas de fugas de metano reportadas en la literatura y tasas recientes de producción de gas. El modelo representa toda la producción de gas natural en los Estados Unidos contiguos, incluidos los territorios insulares y posesiones de Estados Unidos. El modelo asigna una parte de la fuga de metano al gas natural que es consumido por los usuarios finales, basando el contenido energético del gas natural producido para el consumidor; la fuga restante de metano se asigna a los líquidos de gas natural y al petróleo. Para cada estado productor de gas, el modelo suma las emisiones de metano para el metano filtrado de las operaciones de producción de petróleo y gas que es atribuible al gas consumido por los usuarios finales. Luego, el modelo calcula la intensidad de la fuga de metano para el gas seco producido (cantidad de metano fugado por unidad de gas seco), así como la intensidad de la fuga de metano para los líquidos de gas natural y petróleo producido.

En segundo lugar, el modelo usa datos de la EIA sobre los flujos de suministro de gas a través de las fronteras estatales para estimar los orígenes del gas consumido en cada estado. Basados en los orígenes del gas en varios estados productores (u otras naciones), el modelo calcular una intensidad promedio de fuga de metano por el gas consumido en cada estado.

En tercer lugar, para ciudades particulares, el modelo calcula la distancia aproximada recorrida por el gas a través de las tuberías de transmisión, desde áreas de producción hasta las ciudades donde el gas es consumido, desde cada uno de los estados productores. GIM calcula una distancia promedio del recorrido del gas para llegar a cada ciudad, y estima la fuga de metano del sistema de transmisión sobre esa base.

En cuarto lugar, a partir de los datos de los servicios de gas que presentan servicios en determinadas ciudades, detallando las redes de distribución y la base de clientes de las empresas, el modelo estima las fugas de metano de las tuberías dentro de las ciudades y de los contadores de gas de los clientes. En el caso de las ciudades que han realizado mediciones exhaustivas de las fugas de metano, o informes fidedignos de las fugas de metano de las empresas de gas, el modelo añade fugas de metano adicionales basadas en estas mediciones e informes. En el caso de los sistemas de las empresas de servicios públicos, las fugas de metano se asignan por separado a los clientes residenciales y comerciales y a los clientes de gas industrial y de energía eléctrica.

En quinto lugar, el modelo calcula las fugas de metano de los edificios, conocidas como fugas “detrás del medidor” o “más allá del medidor". Se ha comprobado que estas fugas se producen en las tuberías de gas de los edificios y en los aparatos a gas (por ejemplo, hornos, calentadores de agua, estufas).

El modelo también calcula las fugas adicionales que pueden producirse en toda la ciudad, en el caso de las ciudades que han realizado mediciones de las fugas de metano y estimaciones de la fracción que se origina en el gas natural. Esta fuga adicional está por encima de lo que se estima para la fuga en toda la ciudad en el modelo.

Finalmente, el modelo estima cambios en las emisiones de gases de efecto invernadero al cambiar la calefacción residencial/comercial de calentadores a gas por calentadores eléctricos.

Más Información

Para conocer la metodología completa, visite el Sitio de índice de gas.