Global Energy Monitor

Informe expone la realidad de las inversiones y las emisiones de combustibles fósiles de Brookfield 

Los hechos no concuerdan con las promesas promocionadas por el ex banquero central y defensor del cero neto Mark Carney

Las vastas inversiones en combustibles fósiles del gigante de capital privado Brookfield Corporation socavan su compromiso declarado de abordar el cambio climático, según un informe publicado hoy por Americans for Financial Reform Education Fund (AFREF), Global Energy Monitor (GEM) y Private Equity Stakeholder Project ( PESP). Con más de 850 mil millones de dólares en activos bajo administración, y a pesar del objetivo declarado de lograr emisiones netas cero para 2050 o antes, la firma de inversión canadiense financia emisiones que plantean serias dudas sobre la credibilidad de sus objetivos climáticos.

El informe, vinculado aquí, destaca una marcada discrepancia entre las emisiones reportadas por Brookfield y su huella de carbono real. Sus inversiones actuales en combustibles fósiles emiten casi 159 millones de toneladas métricas de CO2 equivalente (CO2e) al año, gran parte de eso a través de su propiedad en Oaktree Capital, una firma de capital privado con 183 mil millones de dólares en activos. Esta cifra de emisiones es casi 14 veces mayor que las cifras que Brookfield divulga en su informe de sostenibilidad más reciente y mayor que las emisiones de CO2 producidas al quemar 178 mil millones de libras de carbón. La intrincada estructura corporativa de la empresa y el uso de modelos de capital privado le permiten explotar lagunas regulatorias, evitando así informes y responsabilidades estrictos, según muestra el informe.

A través de asociaciones y subsidiarias como Oaktree, Brookfield ha construido un considerable imperio de petróleo y gas, que actualmente invierte en al menos 215 activos diferentes a través de 31 empresas de cartera. Su cartera incluye importantes participaciones en perforación de petróleo y gas, almacenamiento y transporte de combustibles fósiles, así como en generación de energía sucia, que contribuyen significativamente a las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

"Después de examinar cuidadosamente la cartera de combustibles fósiles de Brookfield, se superan los límites de la credulidad al ver estos activos como parte de una transición ordenada a una energía limpia o que los activos pueden descarbonizarse de alguna manera significativa antes de su jubilación", dice Alex Hurley, director de proyectos de GEM. "Más bien, parece que Brookfield simplemente está capitalizando las oportunidades de inversión a lo largo de la cadena de valor de los combustibles fósiles".

Particularmente preocupante es el papel del presidente de Brookfield Asset Management y jefe de inversiones de transición, Mark Carney, un destacado ex banquero central. A pesar de ser un destacado defensor de los compromisos del sector financiero con los objetivos de emisiones netas cero, incluido el de copresidente de la Alianza Financiera de Glasgow para Net Zero (GFANZ), Carney supervisa decisiones de inversión que contrastan marcadamente con prácticas sostenibles y transparentes.

"Brookfield encarna la definición de lavado verde" said Amanda Mendoza, Coordinadora Senior de Investigación y Campaña Climática del PESP. “El presidente de BAM, Mark Carney, ha pedido frecuentemente a la industria financiera que divulgue las emisiones y descarbonice a sus emisores más contaminantes, y probablemente esté llevando este mismo mensaje a la conferencia climática COP28 en este momento. La propia empresa de Carney se niega a abandonar completamente los combustibles fósiles y ha omitido deliberadamente en sus divulgaciones sus inversiones más sucias. Brookfield no puede seguir disfrutando de ganancias descomunales mientras elude las consecuencias ambientales de sus propias inversiones en combustibles fósiles. Mark Carney y Brookfield deben predicar con el ejemplo: revelar todas las emisiones de la empresa y limpiar su cartera de energía”.
Este reporte, La paradoja climática de Brookfield: promesas climáticas versus realidad de los combustibles fósiles, es parte del proyecto Private Equity Climate Risks, un esfuerzo colaborativo que investiga el impacto del capital privado en la crisis climática. Lea mas en: https://www.peclimaterisks.org. Fue lanzado junto con un reporte por Investors for Paris Compliance, que se basa en los datos proporcionados por el consorcio.

Entre los hallazgos clave del informe:

  • Las inversiones actuales combinadas en combustibles fósiles de Brookfield y Oaktree emiten aproximadamente 159 millones de toneladas métricas (tm) de CO2 equivalente (CO2e) anualmente, un orden de magnitud mayor que el 11.8 millones de toneladas de CO2e divulgado en los informes de sostenibilidad de Brookfield.
  • La adquisición por parte de Brookfield de una participación mayoritaria en Oaktree Capital Management trajo consigo importantes activos de combustibles fósiles, responsables de emitir aproximadamente 82 millones de toneladas de CO2e por año. Sin embargo, los informes de sostenibilidad de Brookfield en 2021 y 2022 son notoriamente omitió las emisiones de Oaktree datos. En particular, Oaktree las inversiones incluyen principales contaminadores de metano como Caerus Oil & Gas.
  • El compromiso neto cero de Brookfield es dudoso a la luz de su contabilidad incompleta del Alcance 3 emisiones, que son las componente más grande de la huella de carbono de una institución financiera.
  • El papel de Mark Carney como defensor de alto perfil de los compromisos netos cero se ve socavado por la estrategia de inversión de Brookfield, fuertemente inclinada a los combustibles fósiles.

El informe destaca las inversiones globales de Brookfield en combustibles fósiles, incluida una inversión en ADNOC Gas Pipeline Assets. Se estima que estos oleoductos, que cubren aproximadamente 600 millas a lo largo de los Emiratos Árabes Unidos, emiten más de 9.5 millones de toneladas de CO2e al año, una cantidad equivalente a quemar más de 10.6 mil millones de libras de carbón. Esta propiedad, y el control de Oaktree Capital por parte de Brookfield, muestra la naturaleza de gran alcance del imperio de combustibles fósiles de Brookfield y su considerable contribución a las emisiones globales. “Brookfield sigue una tendencia entre las principales firmas de capital privado de subestimar sus emisiones que calientan el planeta y colocar activos contaminantes detrás de un laberinto de estructuras corporativas y empresas fantasma”, dijo Oscar Valdés Viera, Responsable de Investigación de AFREF. "Sin una supervisión regulatoria sólida y una transparencia real, Brookfield y sus pares de capital privado continuarán bombeando gases de efecto invernadero a la atmósfera mientras se promocionan como líderes de la transición verde".

###

Acerca del Fondo de Educación de Estadounidenses por la Reforma Financiera

Americans for Financial Reform Education Fund (AFREF) es una coalición no partidista y sin fines de lucro de más de 200 grupos de derechos civiles, comunitarios, de consumidores, laborales, empresariales, inversionistas, religiosos y cívicos, junto con expertos individuales. AFREF lucha para eliminar la inequidad y el racismo sistémico en el sistema financiero al servicio de una economía justa y sostenible. Siga a AFREF en www.nuestraseguridadfinanciera.org y en Twitter @RealBankReform.

Acerca de Global Energy Monitor

Global Energy Monitor (GEM) desarrolla y comparte información en apoyo del movimiento mundial por la energía limpia. Al estudiar el panorama energético internacional en evolución, crear bases de datos, informes y herramientas interactivas que mejoren la comprensión, GEM busca construir una guía abierta para el sistema energético mundial. Los usuarios de los datos e informes de GEM incluyen la Agencia Internacional de Energía, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Banco Mundial y Bloomberg Global Coal Countdown. Siga a GEM en www.globalenergymonitor.org y en Twitter @GlobalEnergyMon.

Acerca del Proyecto de partes interesadas de capital privadoEl Private Equity Stakeholder Project (PESP) es una organización sin fines de lucro con la misión de identificar, involucrar y conectar a las partes interesadas afectadas por el capital privado con el objetivo de involucrar a los inversores y empoderar a las comunidades, las familias trabajadoras y otras personas afectadas por las inversiones de capital privado. Siga PESP en www.pestakeholder.org y en Twitter @PEstakeholder.